El Autoengaño

El Autoengaño
4.7
(536)

El Experimento de el Autoengaño

El Autoengaño es un proceso de negar o racionalizar la relevancia, el significado o la importancia de la evidencia opuesta y el argumento lógico. El autoengaño consiste en convencerse de una verdad o falta de verdad para no revelar ningún autoconocimiento del engaño.

Las personas mienten todo el tiempo, incluso a sí mismas y, sorprendentemente ¡funciona!. Este es el hallazgo del experimento de psicología social de George Quattrone y Amos Tversky que se publicó en el Journal of Personality and Psychology.

Todo el mundo es culpable de autoengaño, especialmente en la ocasión en que no terminamos consiguiendo lo que queríamos. Tendemos a racionalizarnos y decirnos a nosotros mismos que lo que obtuvimos es mejor de lo que originalmente queríamos y luego aprendemos a conformarnos. A veces puede ser obvio, pero también hay ocasiones en las que nos lo hacemos a nosotros mismos sin saberlo y sin ni siquiera ser conscientes de ello.

Quattrone y Tversky exploraron más a fondo este fenómeno del autoengaño en su clásico experimento de psicología social en 1984. Luego se publicó en el Journal of Personality and Social Psychology.

El Experimento

Los investigadores reclutaron un total de 38 estudiantes a quienes se les informó que iban a participar en un estudio sobre los “aspectos psicológicos y médicos del atletismo”.

La verdad era que los investigadores estaban engañando a los participantes para que pensaran que el lapso de tiempo en el que podrán sumergir los brazos en agua fría les indica su estado de salud actual. En consecuencia, esto permite a los investigadores descubrir con qué facilidad las personas se engañan a sí mismas para lograr resultados más deseables para sí mismas.

Primero, se instruyó a los sujetos para que sumergieran sus brazos en agua fría durante el tiempo que pudieran estar de pie.

A continuación, a los sujetos se les dieron otras tareas para hacerles creer que realmente estaban involucrados en un estudio sobre atletismo. Se les pidió que hicieran algunos ejercicios en bicicleta, entre otros.

Luego, los sujetos recibieron una breve charla sobre la esperanza de vida y cómo se relaciona con el tipo de corazón que tiene cada persona. Se les informó de los dos tipos de corazón, a saber:

  • Corazón tipo I, que se asocia con una peor salud, una esperanza de vida más corta y más vulnerable a las enfermedades del corazón.
  • Corazón tipo II, que se asocia con una mejor salud, una mayor esperanza de vida y un menor riesgo de contraer enfermedades del corazón.

A la mitad se les dijo que se esperaba que las personas con corazones tipo II tuvieran una mayor tolerancia al agua fría después del ejercicio, mientras que a la mitad restante se les dijo que disminuía la tolerancia al agua fría. Pero estos no son correctos de todos modos y solo se inventaron mentiras para ver si los participantes se engañarían a sí mismos para pensar de esta manera o no.

A los sujetos se les pidió que sumergieran sus brazos nuevamente en el agua fría durante todo el tiempo que pudieran permanecer de pie.

Los Resultados

Los resultados adquiridos por Quattrone y Tversky mostraron que la manipulación experimental fue efectiva. Para la primera mitad a la que se le dijo que la tolerancia al frío es saludable, los sujetos pudieron sumergir los brazos en agua fría por mucho más tiempo la segunda vez en comparación con la primera vez que lo hicieron. Al principio, promediaron 35 segundos, pero durante el segundo intento, duraron más de 45 segundos.

Te recomendamos que leas  El Efecto de Sobrejustificación

Por el contrario, la otra mitad a la que se le dijo que la tolerancia al frío no es saludable, disminuyó su tiempo de inmersión correspondientemente. En promedio, cuando sumergieron sus brazos por primera vez en agua fría, duraron alrededor de 45 segundos. Pero después de ser informados sobre su tipo de corazón, su tiempo se redujo en un promedio de 35 segundos.

Aparentemente, como muestran los resultados, cuando las personas pensaban que una mayor tolerancia al frío significaba un corazón más saludable, mantenían sus brazos bajo el agua por más tiempo y aquellos que creían lo contrario hacían lo contrario y sentían que ya no podían tolerar el frío.

Para evaluar aún más si los sujetos se engañaban a sí mismos, se les preguntó si sostenían intencionalmente sus brazos bajo el agua por más o menos tiempo, ya que indica la salud de su corazón. Entre los 38 sujetos, 29 negaron haberlo hecho y 9 confesaron indirectamente.

Esos 9 justificaron que el agua había cambiado de temperatura, explicando así el cambio, pero por supuesto el agua solo tuvo la misma temperatura durante todo el experimento.

Luego se les preguntó si realmente creían que tenían un corazón sano o no. Más de la mitad de los sujetos que negaron o el 60% de ellos pensaron que tenían el tipo de corazón más saludable. Mientras que entre los 9 confesores, solo el 20% pensó que tenía el corazón más sano.

Esto solo significa que era más probable que los que negaban se engañaran a sí mismos porque pensaban que la prueba realmente les estaba diciendo que tenían un corazón sano.

La Conclusión

El experimento muestra las diferentes graduaciones del autoengaño. En el nivel más alto, la gente tiende a absorber el engaño y, por lo tanto, piensa y actúa como si su creencia incorrecta fuera completamente cierta, ignorando y rechazando por completo cualquier indicio entrante de la realidad.

Los sujetos confundieron el efecto diagnóstico con uno causal. Sumergir sus brazos más o menos tiempo en el agua fría es un diagnóstico de si tienes un corazón sano o no y no provoca un cambio en el tipo de tu corazón. Con esto en mente, los sujetos se comportaron como si realmente pudieran cambiar el tipo de su corazón.

Print Friendly, PDF & Email

¿Cómo valoras este contenido?

¡Haz click en una estrella para calificarla!

Si te gustó este contenido...

¡Compartilo en redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *