El Experimento de la Pulseada China

El Experimento de la Pulseada China
3.9
(61)

El Experimento de la Pulseada China por TEDxperiments

El experimento de La Pulseada China fue realizado por el proyecto TEDxperiments que reúne el juego y la ciencia para descubrir y crear conocimiento. Crean experiencias a través de experimentos sociales sobre la conducta humana.

En uno de sus experimentos de 2014 decidieron reunir a un grupo de personas para jugar a la pulseada china a ciegas. Las personas jugaron durante un minuto y el objetivo era lograr la mayor cantidad de puntos.

La pulseada china consiste en que dos personas se tomen de las manos y hacer puntos apoyando el pulgar sobre el pulgar del otro por 3 segundos.

Quienes pensaron el experimento decidieron armar dos grupos de jugadores. Quienes formaban parte del Grupo A se les informó que no podían hablar durante el juego, mientras que al Grupo B sí lo podían hacer.

Los investigadores se preguntaban si las personas eran capaces de entender que cooperar los beneficiaba. Y si lograban entenderlo, querían saber si los jugadores preferían competir o cooperar.

TEDxperiments - Pulseada China

Los resultados

Los resultados obtenidos en el primer juego demostraron que la mayoría de las parejas compitieron y no alcanzaron más que 3 puntos conjuntamente. Al volver a repetir el juego, la mayor cantidad de parejas lograron sumar 11 puntos.

La conclusión es que en el primer juego compitieron intentando sumar mas puntos que su contrincante y por eso sólo sumaron 3 puntos entre ambos jugadores. En cambio, en el segundo juego, se observó un claro patrón de cooperación: lograron ganar 11 partidas, y alternando el ganador.

La mayoría de nosotros elegimos competir con el otro, sin embargo, lo mejor es cooperar con tu oponente. Si van alternando el ganador en cada momento, ambos logran hacer más puntos.

Te recomendamos que leas  El Bus de la Confianza

¿Es necesario tener una conversación para cooperar?

Los investigadores observaron los datos para los grupos A (no podían hablar) y B (sí podían hablar) por separado y observaron que si bien en el grupo B la cooperación en la segunda ronda fue mayor, en el grupo A la cooperación también aumentó en la segunda ronda.

Es decir que los jugadores pueden de hecho cooperar aun sin verse y sin hablarse. Basta mover el pulgar para ponerse de acuerdo con el otro en cómo cooperar.

El experimento fue organizado por TEDxRíodelaPlata

¿Cómo valoras este contenido?

¡Haz click en una estrella para calificarla!

Si te gustó este contenido...

¡Compartilo en redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *