El Famosos Violinista Ignorado

El Famosos Violinista Ignorado
4
(43)

El Famosos Violinista Ignorado en el Metro de Washington

El famosos violinista ignorado que tocó en el metro de Washington en el 2007 es el estadounidense Joshua Bell. El experimento fue ideado por el medio “The Washington Post” y publicado en su sección dominical.

¿Puede llamar la atención la belleza de la música de un famoso violinista en un contexto banal y en un momento inapropiado?. El 12 de enero de 2007, a la mañana, el artista comenzó su recital de seis melodías de diversos compositores clásicos.

Vestido con vaqueros, una camiseta de manga larga y una gorra, Bell comenzó a hacer sonar su Stradivarius en la estación de L’Enfant Plaza. Durante su actuación más de 1000 personas pasaron cerca de él y consiguió que le dejaran en su estuche 32 dólares y 17 céntimos.

La cifra que logró recaudar durante el tiempo que estuvo tocando fue insignificante en comparación de lo que cobra en sus conciertos. Unos días antes en un recital brindado en Boston Symphony Hall, sus seguidores pagaron 100 dólares la entrada.

Joshua Bell - Metro

¿Cómo se desarrollo el experimento?

El artista comenzó con la interpretación de la chacona de la Partita número 2 en Re menor de Johann Sebastian Bach. Y siguió con piezas como el Ave María, de Schubert, o la “Estrellita”, de Manuel Ponce.

Leonard Slatkin, director de la Orquesta Sinfónica Nacional de Estados Unidos, le dijo al Post que calculaba que “entre 75 y 100 personas se pararían y pasarían un rato escuchando” al artista.

En total, fueron siete las personas que se detuvieron a escucharlo, mientras que 27 decidieron dejarle una donación. Sólo lo reconoció una mujer que había estado en uno de sus conciertos.

Te recomendamos que leas  La Importancia de las Apariencias

Tuvieron que transcurrir tres minutos y tuvieron que pasar 63 personas hasta que alguien advirtió la melodía en el subterráneo. Un hombre de mediana edad fue el primero en apartar la vista del suelo por unos segundos para dirigirla hacia Bell.

Treinta segundos después llegó el primer dólar y a los seis minutos alguien decidió pararse por un momento para disfrutar de la música.

¿Cómo valoras este contenido?

¡Haz click en una estrella para calificarla!

Si te gustó este contenido...

¡Compartilo en redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *