Teoría del Escape

Teoría del Escape
4.3
(108)

La Teoría del Escape

La teoría del escape se refiere a la tendencia de las personas a participar en comportamientos para evitar una reacción psicológica desagradable. Mientras que el uso común del término escape sugiere alejarse físicamente de un lugar físico, esta teoría se usa para describir comportamientos que permiten a una persona huir de las percepciones negativas de sí mismo.

Escapar del yo puede ayudar a una persona a evitar temporalmente una reacción psicológica negativa, pero los comportamientos que se derivan de una motivación para escapar del yo son frecuentemente indeseables.

La psicología social tiene una larga historia de examinar las consecuencias de cómo las personas se ven a sí mismas por su comportamiento. Las personas construyen e interpretan el significado en función de qué tan bien su identidad no cumple, cumple o supera las expectativas que las personas establecen para sí mismas o que están respaldadas por las normas sociales.

La teoría se ocupa principalmente de los comportamientos que siguen cuando las personas reconocen que alguna parte de su identidad no cumple con los estándares deseados. Cuando las personas se dan cuenta de que una parte de su identidad no cumple con los estándares deseados, limitan el enfoque de su atención al entorno presente e inmediato para evitar pensamientos significativos sobre aspectos poco halagadores de ellos mismos.

Un Experimento de la Teoría del Escape

Todd F. Heatherton y Roy F. Baumeister se propusieron comprobar que los atracones alimenticios están motivados por un deseo de escapar de la autoconciencia. Las personas que se alimentan de manera compulsiva sufren de altos estándares y expectativas, especialmente una sensibilidad aguda a las altas demandas (percibidas) de los demás.

Cuando no cumplen con estos estándares, desarrollan un patrón aversivo de alta autoconciencia, caracterizado por opiniones poco halagadoras de sí mismos y preocupación por cómo son percibidos por los demás. Estas autopercepciones aversivas van acompañadas de angustia emocional, que a menudo incluye ansiedad y depresión.

Te recomendamos que leas  Selectividad Socioemocional

Para escapar de este estado desagradable, las personas intentan la respuesta cognitiva de estrechar la atención al entorno de estímulo inmediato y evitar el pensamiento significativo en términos generales. Este estrechamiento de la atención libera las inhibiciones normales contra el comer y fomenta una aceptación acrítica de creencias y pensamientos irracionales.

¿Cómo se Desarrollo el Experimento y Cuál fue el Resultado?

En base a esto, el estudio buscó probar la predicción de la teoría del escape de que las personas que experimentan un factor estresante y se culpan a sí mismas consumirán más alimentos que las personas que experimentan un factor estresante y culpan a otra persona.

Esta hipótesis se probó en un estudio experimental entre 155 estudiantes de pregrado que experimentaron un factor estresante y se asignaron aleatoriamente a uno de tres grupos:

  • Grupo de atribución interna: culpar del factor estresante a uno mismo
  • Grupo de atribución externa: culpar del factor estresante a otro participante
  • Grupo de control: nadie a quien culpar del factor estresante

Después del factor estresante, a los participantes se les dio acceso al chocolate y se les dijo que consumieran todo lo que necesitaban para completar una prueba falsa de sabor.

Contrariamente a las predicciones de la teoría del escape, no hubo diferencias estadísticamente significativas entre los grupos en la cantidad de chocolate consumido. Los hallazgos para comprobar el comportamiento compulsivo de alimentarse no se ajustaron a la predicción de la teoría del escape.

¿Cómo valoras este contenido?

¡Haz click en una estrella para calificarla!

Si te gustó este contenido...

¡Compartilo en redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *