Roles Grupales de Benne y Sheats

Lectura Interesante
4.4
(124)

Los Roles Grupales de Benne y Sheats

Los roles grupales de Benne y Sheats es un interesante esquema propuesto por ambos teóricos donde identificaron tres categorías de roles.

Kenneth Benne y Paul Sheats escribieron el artículo “Roles funcionales de los miembros del grupo” en la década de 1940. En él, definieron 26 roles diferentes que pueden ser desempeñados por una o más personas dentro de un grupo.

Aunque las investigaciones más recientes han refinado muchas de las ideas de los teóricos, los roles grupales de Benne y Sheats siguen siendo una forma útil e interesante de observar el comportamiento grupal.

Definieron tres categorías de roles grupales: roles de tareas, roles personales y sociales, y roles disfuncionales o individualistas.

Roles de Tarea

Estos son los roles que se relacionan con hacer el trabajo. Representan los diferentes roles necesarios para llevar un proyecto paso a paso desde la concepción inicial hasta la acción.

Los individuos pueden cumplir muchos de estos roles durante la vida de un proyecto y de un grupo.

  • Iniciador/Contribuidor: Propone ideas originales o formas diferentes de abordar los problemas o metas del grupo. Este rol inicia discusiones y lleva a los grupos a nuevas áreas de exploración.
  • Buscador de información: Solicita aclaración de comentarios en términos de su precisión fáctica. Busca información de expertos o hechos relevantes para el problema. Determina qué información falta y debe encontrarse antes de seguir adelante.
  • Dador de información: Proporciona información fáctica al grupo. Es visto como una autoridad en el tema y relata su propia experiencia cuando es pertinente.
  • Buscador de opiniones: Pide aclaraciones sobre los valores, actitudes y opiniones de los miembros del grupo. Verificaciones para asegurarse de que se den diferentes perspectivas.
  • Emisor de opinión: Expresa sus propias opiniones y creencias sobre el tema que se está discutiendo. A menudo expresa opiniones en términos de lo que el grupo “debería” hacer.
  • Elaborador: toma las ideas iniciales de otras personas y las desarrolla con ejemplos, hechos y datos relevantes. También analiza las consecuencias de las ideas y acciones propuestas.
  • Coordinador: Identifica y explica las relaciones entre ideas. Puede reunir algunas ideas diferentes y hacerlas coherentes.
  • Orientador: Revisa y aclara la posición del grupo. Proporciona un resumen de lo que se ha logrado, señala dónde se ha desviado el grupo y sugiere cómo volver al objetivo.
  • Evaluador/Crítico: Evalúa las propuestas contra un estándar predeterminado u objetivo. Evalúa la razonabilidad de una propuesta y analiza si está basada en hechos y es manejable como solución.
  • Energizante: Concentra la energía del grupo en el movimiento hacia adelante. Desafía y estimula al grupo a emprender más acciones.
  • Técnico de procedimientos: facilita la discusión grupal al ocuparse de cuestiones logísticas como dónde se llevarán a cabo las reuniones y qué suministros se necesitan para cada reunión.
  • Registrador: Actúa como secretario o minutista. Registra ideas y realiza un seguimiento de lo que sucede en cada reunión.

Roles Personales y Sociales

Estos roles contribuyen al funcionamiento positivo del grupo.

  • Animador: Afirma, apoya y elogia los esfuerzos de los compañeros del grupo. Demuestra calidez y proporciona una actitud positiva en las reuniones.
  • Armonizador: Concilia las diferencias entre los individuos. Busca formas de reducir la tensión y calmar una situación proporcionando más explicaciones o usando el humor.
  • Conciliador: Ofrece cambiar su posición por el bien del grupo. Dispuesto a ceder la posición o encontrarse con otros a mitad de camino.
  • Guardagujas: regula el flujo de comunicación. Se asegura de que todos los miembros tengan la oportunidad de expresarse animando a los miembros tímidos y callados a contribuir con sus ideas. Limita a aquellos que dominan la conversación y puede sugerir reglas o estándares grupales que aseguren que todos tengan la oportunidad de hablar.
  • Observador/Comentarista: Brinda retroalimentación al grupo sobre cómo está funcionando. A menudo se ve cuando un grupo quiere establecer, evaluar o cambiar sus estándares y procesos.
  • Seguidor: Acepta lo que otros dicen y deciden aunque no hayan contribuido a la decisión o expresado sus propios pensamientos. Visto como un oyente, no como un contribuyente.
Te recomendamos que leas  Qué son los Experimentos Sociológicos

Roles Disfuncionales o Individualistas

Estos roles interrumpen el proceso de trabajo, el progreso del grupo y debilitan su cohesión.

  • Agresor: Hace ataques personales usando comentarios denigrantes e insultantes, por ejemplo, “Esa es la idea más ridícula que he escuchado”. Las acciones suelen ser un intento de disminuir el estado de otro miembro.
  • Bloqueador: Se opone a cada idea u opinión que se presenta y, sin embargo, se niega a hacer sus propias sugerencias, por ejemplo, “Esa no es una buena idea”. El resultado es que el grupo se estanca porque no puede superar la resistencia.
  • Buscador de reconocimiento: Utiliza reuniones de grupo para llamar la atención personal sobre sí mismo. Puede presumir de logros pasados ​​o transmitir historias irrelevantes que los pintan de manera positiva. A veces realiza acrobacias locas para llamar la atención, como actuar de manera tonta, hacer demasiado ruido o desviar a los miembros de la tarea en cuestión.
  • Autoconfesión: Utiliza las reuniones de grupo como una vía para revelar sentimientos y problemas personales. Intenta deslizar estos comentarios bajo la apariencia de relevancia, como “Eso me recuerda a un momento en que”. Puede relacionar las acciones del grupo con su vida personal. Por ejemplo, si otros dos no están de acuerdo en algo, el Autoconfesor puede decir: “Ustedes pelean como mi pareja y yo”.
  • Disruptor/Playboy o Playgirl: Usa las reuniones grupales como un momento divertido y una forma de salir del trabajo real. Distrae a otras personas contando chistes, haciendo bromas o leyendo material no relacionado.
  • Dominador: Trata de controlar la conversación y dictar lo que la gente debería hacer. Suele exagerar sus conocimientos y monopolizará cualquier conversación afirmando saber más sobre la situación y tener mejores soluciones que nadie.
  • Buscador de ayuda: Busca activamente simpatía expresando sentimientos de insuficiencia. Actúa impotente, autocrítico e incapaz de contribuir. Por ejemplo, “No puedo ayudarte, estoy demasiado confundido y soy un inútil con estas cosas”.
  • Defensor de intereses especiales: Hace sugerencias basadas en lo que otros pensarían o sentirían. Evita revelar sus propios prejuicios u opiniones utilizando una posición estereotipada, por ejemplo, “A la gente de administración seguro que no le gustaría esa idea”. O “Ya sabes lo baratos que son nuestros proveedores, no aceptarán eso”.

¿Cómo valoras este contenido?

¡Haz click en una estrella para calificarla!

Si te gustó este contenido...

¡Compartilo en redes sociales!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *